Diez recomendaciones para contratar un certificado energético

Sigue habiendo mucha desinformación sobre el sector del certificado energético, quizá porque los organismos públicos no se han preocupado de informar al público con la debida precisión ni continuidad.

Ofrecemos aquí al propietario unas sencillas recomendaciones para contratar el servicio. Y es importante que las conozca, porque aunque actúe de buena fe y se gaste el dinero, puede ser objeto de sanciones posteriores.

1.- El certificado energético no es obligatorio para todos los inmuebles

Hay varias exenciones a la norma. El más típico son las instalaciones industriales. Pero hay más casos de exención, y les proponemos el uso de un sencillo cuestionario que le dirá si su inmueble está incurso en alguno de ellos. Puede acceder a dicho servicio en este enlace.

2.- Usted es libre de elegir a quién encarga el certificado energético

El propietario puede elegir libremente al técnico habilitado para elaborar su certificado energético. No se lo puede imponer ni la inmobiliaria, ni el administrador del inmueble, ni nadie. Es su decisión y su responsabilidad.

3.- El técnico certificador debe estar legalmente habilitado

La habilitación legal para suscribir un certificado energético la da únicamente el título universitario. Están habilitados los Arquitectos, Ingenieros, arquitectos técnicos y los ingenieros técnicos de muchas especialidades. Algunas de ellas no tienen relación con la construcción, y otras sí.

4.- La capacitación profesional es clave para sus intereses

Dado que la habilitación legal es tan amplia y a veces exótica, debería usted saber a priori si el técnico, aun estando habilitado para firmar el certificado energético, posee la formación necesaria para profundizar en el cálculo y conseguir la mejor etiqueta. Sepa que el resultado puede variar hasta en dos letras, afectando a la baja al valor del inmueble.

5.- La validación profesional externa

Dado que  aún no existen estudios universitarios específicos sobre la materia, este hueco lo vienen cubriendo organismos privados que en ocasiones validan los conocimientos del técnico. Como uno de los casos posibles, si el técnico le exhibe un certificado de la Asociación Nacional de Certificadores Energéticos puede entrar en la web de ANACERT y validarlo mediante el enlace “Validación de certificados” situado a pie de página.

6.- La contratación por Internet

Puede contratar el certificado energético tranquilamente a través de Internet. En la actualidad la seguridad es muy alta, y hay varias plataformas y organizaciones que le darán un servicio adecuado. Le recomendamos que desestime las que le quieren “vender” un certificado energético, porque éste es un servicio, el resultado intelectual de un trabajo profesional desarrollado ex profeso para su caso, y no es algo que se tenga “en stock” o se haga “en serie” y le quieran colocar. Igualmente otras webs ofrecen como argumento de “venta” el servicio de “técnicos homologados”, término que hoy en día carece de cualquier significado legal o profesional.

7.- El certificado energético requiere legalmente una visita de toma de datos.

Aunque sea para usted una pequeña molestia, el técnico debe ir a visitar su inmueble, medirlo y obtener datos técnicos que usará para elaborar los cálculos. En los casos en  que los certificados energéticos no reflejan los datos correctos de la vivienda o son inventados, se están  empezando a considerar como certificados falsificados y multados en consecuencia.

8.- El registro del certificado energético y la obtención de la etiqueta.

Le recomendamos que contrate un servicio que incluya el trámite del  registro del certificado energético ante el organismo competente. Y ello porque los trámites que para un técnico son rutinarios, para usted pueden llegar a ser muy laboriosos. El organismo registrador expedirá la etiqueta energética de su inmueble, documento que le estará ligado durante los siguientes diez años.

9.- Es obligatorio exhibir la etiqueta energética.

No olvide que debe incluir la etiqueta energética en toda oferta, promoción o publicidad del inmueble dirigida a la venta o alquiler, ya sean inmobiliarias o anuncios en prensa o portales de Internet.

10.- Puede ser objeto de sanciones si actúa confiadamente

Aunque de momento los servicios autonómicos de inspección y sanción del certificado energético están en desarrollo, ya se están imponiendo multas por incumplimiento de esta normativa. Las más frecuentes son: por no exhibir la etiqueta energética en los casos en que es obligatoria; por contratar un técnico no habilitado legalmente; y por falsificar el certificado energético, es decir, contener datos inventados.  Como verá, todas dependen de sus decisiones.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.