Planteamiento comercial de CertiFÁCIL : no al trabajo basura

Logo CertiFACIL OtoñoMuchos de los bancos titulares de inmuebles están elaborando pliegos de condiciones para contratar servicios de certificación que fijan a los interesados unas condiciones draconianas;  se establece un precio máximo, que es independiente del tipo de inmueble. El criterio de contratación es muy claro: el precio a la baja. Es una jugada maestra de las entidades: actuar conjunta y coordinadamente para intentar fijar los precios a la baja antes de que el sector de la certificación tenga la referencia del precio real de mercado.

Y, sin esta orientación, hay plataformas y empresas que están ofertando precios máximos por certificación absolutamente ridículos. Aunque las conocemos, no vamos a difundir las cifras para no contribuir a reventar los precios. Pero baste decir que trabajar en estas condiciones es la definición más clara, en nuestra opinión, del trabajo basura. Es el mercado mayorista de los servicios de certificación energética, muerto y enterrado antes de nacer.

Basura es la retribución final del técnico, rayando en la explotación, y con ello también la calidad del servicio. El trabajo mal pagado lleva ineludiblemente a su mala calidad; toma incorrecta de datos, abuso de los valores de cálculo por defecto y peores etiquetas de las que el inmueble obtendría con un trabajo más cuidadoso.

¿Quién sale más perjudicado con esto? Por supuesto el técnico ligado a estas organizaciones, que ve degradado su trabajo y ninguneada su posición. También la misma entidad propietaria de los inmuebles, porque la calidad de la etiqueta, se quiera o no, influirá en la valoración del inmueble, como ya ha ocurrido en los países donde está implantada. También las mismas empresas ofertantes, que van a tener serias dificultades para cumplir sus compromisos cuando el mercado fije los precios reales. Y, finalmente, todo el sector de la certificación energética, por el posible efecto contagio de unos precios mayoristas que arrancan a tan ínfimo nivel.

Queremos que nuestros colaboradores comprendan que la lógica del mercado va en la dirección opuesta. La gran demanda inicial del mercado minorista, que además se va a concentrar en un tiempo limitado dados los plazos que legalmente se establecen, fijará inexorablemente unos altos precios iniciales, disminuyendo con el tiempo hasta su estabilización. Y, en esta situación inicial tan favorable, es tóxico para las empresas y sus técnicos concurrir a estas subastas antes de tener la referencia de los precios que fije el mercado minorista.

Desde el primer minuto de su existencia, CertiFACIL ha apostado por la calidad del servicio a prestar. Calidad del trabajo realizado, calidad de la formación del colectivo y calidad de la retribución de los técnicos: esos son nuestros valores y a ellos nos atendremos siempre. Esta apuesta, además de su indudable componente ético, supone un ventajoso posicionamiento comercial de nuestra marca, a la que se asocia desde el primer momento con la calidad del servicio que prestamos. Gracias a él, tenemos ya más de 2.000 peticiones de presupuestos, que empezaremos a distribuir en cuanto se apruebe la Ley.

Asignamos la etiqueta que toca, no la empeoramos con el abuso de los datos por defecto en el cálculo, no causamos con ello devaluaciones injustas del inmueble, no creamos al cliente ningún daño patrimonial… y esa garantía tiene un precio. Nuestra apuesta es a largo plazo, para perdurar. En las antípodas del “coge el dinero y corre” que se percibe claramente en tantos agentes del sector.

Tras exponer nuestras razones, anunciamos que no vamos a acudir a ninguna de las subastas de la banca a las que se nos ha invitado. Iría a corto plazo contra nuestros propios intereses económicos, técnicos y comerciales.

Puestas así las cosas, el planteamiento comercial de nuestro trabajo se va a centrar en el mercado minorista (el stock en manos de particulares y empresas, varias veces mayor que el de la banca) por dos vías o programas de  comercialización:
-El comparador de presupuestos, con competencia real, apoyándonos en nuestra excelente visibilidad en la web.
-La contratación minorista directa, generada mediante la asociación de nuestra plataforma con poderosos agentes del sector mediático e inmobiliario (por el momento nos reservamos sus identidades), junto con nuestra red de afiliados, integrada actualmente por más de mil empresas.

Se espera que este segundo programa obtenga el 70% de los contratos, a un mayor PVP. Pero también supone unos costos comerciales directos, que se compensarán sobradamente por el gran número de encargos previstos. La participación del colaborador en este segundo programa se va llevar a cabo con unas condiciones diferentes a las ya conocidas del primero e incluirá el pago de una pequeña cuota fija mensual, que solamente será exigible a partir del primer encargo obtenido por el colaborador.

Con este nuevo planteamiento estaremos en condiciones de ofrecer unas dignas condiciones de trabajo al colectivo de colaboradores admitidos en la plataforma. No tenemos duda de que nuestro colectivo preferirá realizar una sola certificación a través nuestro que tres certificaciones basura.

Esta es una empresa común, y creeemos que las opiniones y sugerencias de nuestros colaboradores pueden mejorar y enriquecer este planteamiento. Rogamos a cualquiera que tenga una aportación a realizar que nos envíe sus reflexiones reservadamente al buzón tecnicos@certifacil.es

Todos los mensajes serán contestados. Rogamos a nuestros colaboradores que se abstengan de comentar  este post, pues dicha posibilidad está desactivada.