900 494 387

Web recomendada por la Asociación Nacional de Certificadores Energéticos ANACERT

Certificado de eficiencia energética

Certificado de eficiencia energética

Todos los inmuebles habitables, lo que incluye a las viviendas usadas, deberán tener su propio certificado de eficiencia energética cuando se ofrezcan a la venta o alquiler.

 

Este certificado de eficiencia energética será válido durante diez años. Sirve para que el consumidor interesado en el inmueble pueda saber su grado de la eficiencia energética y por ello su consumo de energía.  

  

Hasta ahora sólo a los edificios nuevos se les exigí­a un certificado de eficiencia energética. Con este cambio legislativo también se pide a las viviendas de segunda mano.

Hay algunos casos en que no se exige tener el certificado de eficiencia energética, tales como los edificios y monumentos protegidos o los edificios de viviendas que están ocupados por inquilinos como máximo cuatro meses al año.

  

El certificado de eficiencia energética asigna al inmueble una etiqueta, que varí­a desde el tipo energético A, para los inmuebles más eficientes al tipo G, el peor de los posibles. La etiqueta energética se asigna según el volumen de dióxido de carbono que producen las instalaciones de atemperamiento climático, de acondicionamiento luminoso y de producción de agua caliente.

Es el propietario del inmueble el responsable de conseguir su certificado de eficiencia energética. Deberá acompañarse en las escrituras de venta y contratos de leasing y arrendamiento no financiero del inmueble.

 

El certificado de eficiencia energética, como se ha explicado en otras partes de esta web, puede ser redactado solamente por técnico competente. Se usarán para su cálculo solamente las dos aplicaciones informáticas de cálculo simplificado de certificación energética reconocidos oficialmente, llamados CE3 y CE3X. Estos programas estudian la envolvente del edificio, los equipos climatizadores y los sistemas de iluminación y de ventilación. El cálculo se realiza por simulación, que acaba por valorar la eficiencia energética global del edificio.

 

Ya lo sabe, si está usted interesado en vender o alquilar su vivienda o local debería conseguir su certificado de eficiencia energética. Del mismo modo, si está usted interesado en un inmueble tiene todo el derecho a conocer la etiqueta del inmueble para tomar la mejor decisión.

Autor: Marita Meyer Evans