900 494 387

Web recomendada por la Asociación Nacional de Certificadores Energéticos ANACERT

Información servicios de certificación energética para empresas - Certificado de activos corporativos

Si su empresa es Propietaria, gestora o administradora de inmuebles y quiere certificar sus activos, CertiFACIL® puede hacerlo solventemente y en un plazo razonable, sea cual sea su número y dispersión geográfica.

  

Si es una agencia inmobiliaria online o con oficinas abiertas al público y quiere ofrecer el servicio de certificación energética a sus clientes, CertiFACIL® le ofrece la integración en nuestro Programa de Afiliados, con interesantes incentivos comerciales para su organización. Acceso al registro de afiliados de CertiFACIL.es

  

Mantenemos acuerdos con todos estos tipos de empresas, a las que ofrecemos un sistema de gestión online personalizado, sencillo y eficaz que requiere una mínima dedicación de sus empleados. La optimización de los recursos de su empresa es importante para nosotros.

  

Pueden obtener más información a través de la dirección admin@certifacil.es o del teléfono 634 571 034. Ambos son exclusivos para esta finalidad.

Adicionalmente le informamos que:

  • CertiFACIL ® no realiza certificaciones basura. Aseguramos un servicio de calidad. Comprendemos que hay otras formas de plantearse el cálculo de la etiqueta energética y diversas escalas éticas, pero la nuestra es dedicar el tiempo necesario para que la certificación del inmueble obtenga la mejor etiqueta posible que corresponda a sus méritos, evitando así la depreciación de sus activos.
  • CertiFACIL ® no entra en subastas a la baja, sea cual sea la cantidad de inmuebles a certificar que se le ofrezcan.
  • CertiFACIL ® realiza sin excepción todas las operaciones requeridas legalmente para conseguir un certificado energético de calidad, empezando por una concienzuda inspección del inmueble a certificar y finalizando con una detallada relación valorada de las posibles medidas de mejora de la etiqueta obtenida.
  • CertiFACIL ® exige a todos sus técnicos colaboradores colegiación y formación postgrado específica. No es suficiente con poseer un título profesional, cosa que debería ser evidente puesto que la certificación energética no forma parte de ningún plan de estudios universitarios hasta el momento.

  

Consideraciones técnicas y depreciación energética.


La certificación energética no es simplemente un inocuo trámite más. Al igual que en los países del resto de Europa donde ya está en vigor esta normativa, los valores de mercado de los inmuebles se ven afectados por la etiqueta energética. Es la llamada depreciación energética. Los inmuebles calificados con las peores etiquetas se deprecian en beneficio de las demás. En este sentido, es decisiva la formación del técnico certificador, pues de su correcto desempeño depende una mejora de hasta dos grados de la etiqueta asignada al inmueble.


En efecto, el cálculo de la etiqueta se justifica en un certificado energético, y se puede realizar, a día de hoy, solamente mediante uno de los dos programas legalmente reconocidos, que como se sabe son el programa CE3 y el CE3X.


Ambos programas se alimentan de los datos relevantes del inmueble que introduce el técnico, cifras que expresan el rendimiento de las instalaciones y la capacidad de aislamiento térmico de la envolvente del espacio habitado. El propio programa de cálculo, según la tipología del equipo térmico y la antigüedad del inmueble, proporciona por defecto estas cifras para cada elemento, que están siempre del lado de la seguridad del cálculo: son siempre mucho peores que los que se obtendrían con un análisis detallado de cada elemento.


Que exista la posibilidad de usar datos por defecto no significa en modo alguno que el técnico deba usar estos datos para todos los elementos. Solo deberían usarse en aquellos casos en que sea imposible, sin realizar ensayos destructivos, estimar, medir o deducir los valores aplicando la lógica constructiva. Las cifras obtenidas mediante estimación, medición o deducción lógica son lo que el programa de cálculo denominada datos estimados y datos conocidos.


El modelo oficial del certificado energético, en su anexo IV, exige que el técnico detalle las pruebas, comprobaciones e inspecciones realizadas por el técnico certificador. Si fuera completamente lícito introducir todos los valores por defecto, no existiría ni este apartado ni tendrían sentido las inspecciones previstas que van a realizar los organismos autonómicos. Es necesario estimar o conocer los rendimientos de las instalaciones y los valores de cálculo de la envolvente térmica. Y para ello hay que poseer una formación específica previa. El premio a esta dedicación es grande puesto que, invariablemente, este método consigue para el inmueble una etiqueta que es dos letras mejor que con el simple uso de valores por defecto.


Puede ampliarse esta información técnica en nuestra publicación: http://www.certifacil.es/blog/2013/03/06/calculo-por-defecto-y-valores-estimados-la-gran-diferencia/

  

La certificación energética es una labor técnica compleja que requiere de las operaciones que aquí se detallan:

  • Una o más visitas de inspección al inmueble a certificar, con toma de fotos del exterior e interior, de los datos de campo y medición detallada del inmueble, incluyendo su volumen habitable.
  • En muchas ocasiones es necesaria la utilización de aparataje específico para el cálculo exacto de la transmitancia térmica de los muros interiores y cerramientos.
  • Esto es muy conveniente hacerlo porque si se establecen valores genéricos para estos datos, la etiqueta energética que resulta del cálculo así realizado es muy desfavorable. A etiqueta más baja, mayor depreciación.
  • El levantamiento del plano del inmueble para adquirir parámetros físicos decisivos en el resultado del cálculo.
  • Se recopilarán los datos administrativos y catastrales, de los materiales componentes, de sus fachadas y cerramientos, de las carpinterías exteriores, de los espesores de los distintos elementos analizados y especialmente de los equipos térmicos del inmueble.
  • El cálculo de la eficiencia energética del inmueble se realizará a partir de los datos obtenidos durante su inspección y de los estimados en la oficina, y será efectuado por personal técnico titulado, con formación específica. Se utilizará solamente software y otros elementos oficialmente reconocidos. En caso contrario los documentos generados no serían reconocidos para su registro oficial por las autoridades competentes.
  • La elaboración de un exhaustivo informe en el que se cuantifica y justifica la asignación a la vivienda, local u oficina de una determinada etiqueta energética (A-B-C-D-E-F-G) con expresión de sus resultados.
  • La realización de un completo informe valorado de alternativas para la mejora de la etiqueta energética del inmueble en uno o dos grados, según los casos.
  • La entrega de tres copias originales del informe definitivo, que refunde todo el trabajo anterior, suscrito por el técnico redactor.   Autor: Marita Meyer Evans